Una mujer a punto de dar a luz.
Un sanitario que se salta una orden injusta.
Un trabajador que reivindica sus derechos.
Un niño que empieza a descubrir la sociedad en la que vive.
Un profesor perseguido por su identidad.
Una joven en un mundo hostil.
Seis historias que nos muestran el día a día de los y las saharauis que viven
en los territorios ocupados del Sahara Occidental.

DIRIGIDA POR CARLOS MOURE – MUSICA DE FERNANDO MARTINEZ –  PRODUCTORA EJECUTIVA RAQUEL CALVO – BASADA EN EL INFORME “UNA BRECHA EN EL MURO” – REALIZADO POR “AMIGO@S DE LA RASD DE ALAVA” – GUION, ANIMACION Y VFX POR CARLOS MOURE – AFX POR FERNANDO MARTINEZ – PRODUCIDA POR “OYKO STUDIO” Y “LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS Y AMIGAS DE LA RASD DE ALAVA” CON LA FINANCIACIÓN DEL AYUNTAMIENTO DE VITORIA-GASTEIZ – 2018 –

DATOS DE LA PELÍCULA

TÍTULO    UN AGUJERO EN EL MURO

AUDIO    ESPAÑOL

SUBTÍTULOS    EUSKERA, ÁRABE, INGLÉS

AÑO DE REALIZACIÓN    2018

DURACIÓN     19 ‘ 04 ” CORTOMETRAJE

DIRECCIÓN   CARLOS MOURE

GUIÓN    CARLOS MOURE

MÚSICA Y AFX    FERNANDO MARTÍNEZ

ANIMACIÓN  Y  VFX    CARLOS MOURE

CAPTURA DE AUDIO  FERNANDO MARTÍNEZ

PRODUCCIÓN   OYKO STUDIO

ASOCIACIÓN DE AMIGAS

Y AMIGOS DE LA RASD DE ÁLAVA 

PRODUCCIÓN EJECUTIVA    RAQUEL CALVO

 CARLOS MOURE

GÉNERO    DOCUMENTAL DE CREACIÓN

WEBSITES   UNAGUJEROENELMURO.COM

OYKOSTUDIO.COM

SAHARAELKARTEA.ORG 

REDES SOCIALES

TWITTER: @SaharaGasteiz

INSTAGRAM: @agujeroenelmuro

VIMEO: https://vimeo.com/camoque

CONTACTO

Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Álava

Antonio de Sucre, 1 Bajo – 01003 Vitoria Gasteiz

sensi@saharaelkartea.org

945 14 78 53

Banatu Filmak

Info@banatufilmak.com

944 057 688

FOTOGRAMAS DE LA PELÍCULA

ARBOL

      LA
HISTORIA

“UN AGUJERO EN EL MURO” es un mosaico árabe, un conjunto de piezas que encajan entre sí dibujando líneas, cruces, formas más amplias y que nos proporcionan un atisbo de la realidad que vive el pueblo saharaui tras el muro de silencio levantado por Marruecos en torno al Sahara Occidental. Las primeras dificultades con las que se topó el director fueron la imposibilidad de obtener imágenes tanto del territorio como de los habitantes del Sahara Occidental y de utilizar los testimonios de éstos (obtenidos por los y las jóvenes brigadistas que entre 2014 y 2015 lograron atravesar ese muro con la ayuda de los comunicadores y activistas de Equipe Media) para proteger su anonimato y evitar represalias.

Por esta razón fue necesario, en primer lugar, recoger y amalgamar una serie variopinta de testimonios, vivencias, experiencias personales… procedentes tanto de las personas saharauis que habitan en el Sahara Occidental como de las que han tenido que huir de su tierra así como de las occidentales que han acudido allí para recogerlas y denunciarlas.

Con cada una de esas pequeñas historias que se entremezclan se va construyendo un mosaico que pretende mostrar y denunciar la realidad cotidiana que acontece en la actualidad en el Sahara.

 

collage

      EL
DIRECTOR

Las situaciones e historias recogidos en los testimonios tenían tal fuerza por si mismas que era necesario que sus protagonistas las contaran en primera persona. Así nace la idea de hacer una película que representara a estas personas, que reflejara su día a día y nos hiciera vivir con ellas sus experiencias. Acostumbrado a utilizar la animación como medio de expresión, en este caso toma una especial importancia al dejarnos vivir estas duras historias de una manera más sencilla, invitándonos a conectar con los protagonistas mucho más rápido.

Solo con las voces y un mínimo esbozo de algunos planos hicimos un primer montaje importantísimo para el proceso de creación, ya que de esta manera tuvimos las primeras pistas de cómo iban a ser el ritmo y el tono de la película. Enseguida me puse a trabajar codo con codo con el músico Fernando Martinez, creando el ambiente visual y el ambiente sonoro al mismo tiempo, influyendo e inspirándonos el uno al otro, para conseguir que la narrativa de la historia fluyera de manera más orgánica. Respecto a la estética decidimos que iba a ser en blanco y negro, reservando unos leves toques de color solo en aquellos elementos que eran relevantes dentro de la historia.

También prestamos especial atención en cómo dibujar este mundo, ya que se trata de un documental que trata de visibilizar los testimonios de estas personas, decidimos hacer dibujos más realistas que lo se acostumbra en el cine de animación.  Además, construimos los dibujos y planos como si estuviéramos mirando a través del objetivo, intentando crear la ilusión de cámara cinematográfica, por lo tanto dando importancia a aspectos como profundidad de campo, resplandores, desenfoque de movimiento y otros aspectos visuales propios del medio

Son bastantes personajes, cerca de 30 los que hubo que diseñar. A nivel estético también decidimos huir de los dibujos perfectos, muy acabados y dar más importancia a la textura, con cierto punto arenosa, y a cómo afecta la luz a los diferentes materiales. Combinamos esta estética con una animación muy limitada y un ritmo de planos frenético para intentar acercarnos a la sensación de imágenes robadas, traídas desde el otro lado del muro, para convertirnos en testigos de estas vidas.

      LA
MÚSICA

Fernando Martínez firma la banda sonora de ‘Un agujero en el muro’, desarrollada tras un minucioso trabajo de escucha y estudio de los modos musicales saharauis, sus instrumentos tradicionales y la evolución que esta música ha tenido desde los años 70.

Seis historias. Seis miradas diferentes en espacios diferentes unidas por una misma identidad cultural. Este era el punto de partida, y la música se convierte de esta manera en el medio perfecto para poder acercarnos a cada uno de los personajes, meternos en su piel, vivir sus emociones, sus miedos y sus deseos. También, al mismo tiempo, sentirnos parte de un todo más distante pero siempre presente

En las producciones de imagen real es habitual que la música y los espacios sonoros se diseñen con posterioridad al montaje y se utilicen grabaciones de audio tomadas en el propio set de rodaje. Este proyecto, al ser de animación, ha requerido un proceso totalmente diferente: en primer lugar se realizaron las tomas de los audios de doblaje de los personajes, acto seguido se realizó un primer boceto de montaje con los mismos y a partir de ahí la música y los efectos.

La construcción de las piezas musicales ha crecido en paralelo con la creación de los dibujos adaptándose y retroalimentándose unas y otros mutuamente para conseguir el ritmo y el tono de narración idóneos. Ha sido necesario inventar los espacios y efectos sonoros al no haber sido posible la grabación de los mismos en el escenario de los territorios ocupados.

      LA
PRODUCCIÓN

Raquel Calvo, desde el área de Educación para la Transformación de la Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Álava, se hizo cargo de este proyecto en colaboración con las y los brigadistas para estudiar de qué manera hacer visible el contenido de la investigación. Así se forjó la idea de hacer una pieza audiovisual de animación porque había que salvaguardar el anonimato de las personas que habían participado en la investigación. Es así como el equipo entra en contacto con OYKO STUDIO, que comienza a trabajar en las diferentes posibilidades para abordar la historia. Raquel se encargó de organizar las entrevistas previas con anteriores coordinadores y personas de “Equipe Media” para facilitar el trabajo de los cineastas, y también de buscar las voces de los personajes entre los y las saharauis que viven fuera de los territorios ocupados, así como de la búsqueda de localizaciones para grabar las entrevistas y otras labores de producción.

      LAS
VOCES DEL
EXILIO

Veintidós saharauis exiliados en Euskal Herria ponen voz a los personajes de ‘Un agujero en el muro’. Sus voces y acentos hablan del periplo vital del pueblo saharaui tras la ocupación de su territorio por parte de Marruecos y la anterior época como colonia española. Sobre los acentos árabes suenan notas vascas, andaluzas o caribeñas. Algunas de estas voces pertenecen a saharauis que conocieron el Sahara Occidental y tuvieron que abandonarlo tras la Marcha Verde, otras voces nunca resonaron allá, sino que nacieron ya en el exilio. La película pone en diálogo a unos y a otros con aquellos que todavía resisten en el territorio ocupado

      LOS
BRIGADISTAS

Las piezas audiovisuales que acompañan a la película están protagonizadas por algunas de las y los jóvenes brigadistas que se desplazaron hasta el Sahara Occidental ocupado para recoger los datos del informe ‘Una brecha en el muro’, en el que se basa este trabajo. Las piezas representan cómo se sucedieron estos encuentros. Los personajes de animación sustituyen a las personas entrevistadas originalmente y ofrecen testimonios complementarios que no ha podido ser incluidos en la película por razones narrativas.

      LAS
ENTREVISTAS